Eguarats

Concejo del municipio de Atetz, partido judicial de Iruña-Pamplona (Nafarroa). Se halla a los 1° 59″ 39″ y 42° 55′ 18″, al S. del término y SE. de la capital del mismo Eritzegoiti, próximo al monte Llarragorri (715 m.), a 593 m. de altura, en la orilla derecha de un pequeño barranco, afluente del de Urepel. Limita al N con Eritzegoiti y Aroztegi, al S con Markalain y Belzunze, al E con Gaskue y Usi y al O con Nuin y Beorburu. Comunes, 299 Ha (200 de monte maderable, 12 de prados). En su termino se encuentra el caserío de Amalain.

Significado

Desconocido.

Documentación antigua

Eguarats (s.XIII, NEN); Eguaras (1279, NEN); ;Egoaras (1350, NEN);Eguarax (1366, NEN); Guheras (1268, NEN);Domingo de Eguerats (1266, DNLO no 55).

Población

1960: 95 h. A comienzos del siglo XIX constaba de 139 personas.

Lengua

Castellano y euskera. L. L. – Bonaparte, en 1869, clasificó a su euskera en el dialecto alto-navarro septentrional y, dentro del mismo, en el subdialecto de Ultzama y variedad de Lizaso. En el primer tercio del siglo XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: “G. H. L. V.”, Auñam., 1960, t. I, pp. 44-60).

Historia

No consta entre los lugares del valle de Atetz cuya pecha fue actualizada por el rey Sancho VI el Sabio (1193). Los Hospitalarios de San Juan tuvieron algunas heredades en su término, y las rentas de la iglesia las disfrutaba el Hospitalero de la Catedral de Iruña.
En 1847 tenía escuela, a la que asistían también los niños de Amaláin, y cuyo maestro percibía al año 650 reales, por eso y por ejercer al tiempo de secretario del ayuntamiento. Ejercía la jurisdicción el diputado del valle y el regidor elegido por el pueblo. En cumplimiento de la Ley de Desamortización del 1 de mayo de 1855 se vendieron en esta localidad, en 1863, dieciocho fincas rústicas, una huerta y una era de trillar. [Ref. R. G. CH. “La D. C. en N.”]. Los mejores caminos eran de herradura y recibía el correo desde Iruña por el valijero del valle.

Arte

Arquitectura civil: Entre su caserío sobresalen dos casas de gran tamaño, construidas en sillar y sillarejo. La fachada de una de ellas conserva elementos del gótico final, como el doble arco conopial de una ventana y el arco de entrada ligeramente apuntado, todo lo cual indica que se debió levantar en la primera mitad del siglo XVI. La fachada de la segunda casa la flanquean dos torres todo ello respirando cierta severidad herreriana.

Iglesia parroquial: Su iglesia es un edificio de origen medieval (siglo XIII) del que se conserva su portada, reconstruido en el siglo XVIII. Tiene nave única cabecera cuadrada, prolongada por la sacristía situada detrás de aquella y con acceso desde el lado izquierdo del presbiterio, y torre campanario de planta rectangular situada a los pies de la nave. Se accede por una puerta de arco de medio punto cuyas arquivoltas apean en esbeltas columnas con capiteles labrados con motivos geométricos y torsos humanos con cabezas grandes y brazos alzados en actitud sustentante. El retablo mayor, de la segunda mitad del siglo XVIII como denotan su arquitectura y decoración, conserva algunas tallas pertenecientes a un retablo precedente, de estilo Renacimiento.